Autor o autores

Escudero, C; Velloso, ML; Rodríguez, S; Pastor, C; Rejon, E; Mayordomo, L; Marenco, JL.

E-Mail de Contacto

soanre@soanre.es

Centro

H. U. de Valme. Sevilla

Tema

Publicacion

Objetivos

INTRODUCCIÓN.
Infliximab es un tratamiento eficaz en pacientes con AR refractaria. Además
de la aparición de los denominados HACA (Ac. antiquiméricos que pueden
asociarse a pérdida de eficacia del fármaco y aumento del número de
eventos adversos), está descrito el desarrollo de ANA y antiDNA en pacientes
previamente ANA (-) tratados con infliximab. Presentamos un caso de LES
inducido con trombopenia severa secundario a la administración de
infliximab.

Pacientes y Metodo

CASO CLINICO.
Paciente de 63 años con Artritis Reumatoide FR+ de siete años de evolución
con características de agresividad y refractaria a múltiples DMARDs (incluido
metotrexato a dosis máxima). Inicia tratamiento con infliximab hace 5 años
obteniendo buena respuesta clínica y control de la enfermedad.
Ante la aparición de trombopenia moderada (50000 plaquetas/mL) en dos
controles analíticos rutinarios consecutivos, se solicita determinación de ANA
y anticuerpos anticardiolipina , por sospecha de cuadro Lupus Like. La
trombopenia alcanza un nadir de 10000/mL. Ante el hallazgo de ANA (+) a
título > 1/320 con Ac anticardiolipina (+) se suspende la administración de
infliximab y metotrexato, manteniendo la dosis de glucocorticoides orales
(prednisona 10 mg/día). Dos meses después se inicia tratamiento con
rituximab, presentando la enferma en este momento 25000 plaquetas/mL.
Se asiste a la recuperación progresiva del nivel de plaquetas hasta que dos
meses tras el primer ciclo de tratamiento antiCD20 desaparece la
trombopenia. Actualmente la paciente presenta buen control de su AR (DAS
28: 2.3) sin citopenias en las analíticas posteriores.

Resultados

Conclusiones

DISCUSION.
Si bien es conocida la existencia de cuadros lupus-like secundarios a la
administración de antiTNF* (llegando incluso a la presentación de eventos
trombóticos asociados a la aparición de anticuerpos antifosfolípido), hasta la
fecha no disponíamos de alternativas terapéuticas sólidas en este tipo de
pacientes. La llegada de los anticuerpos antiCD 20 al terreno de las terapias
biológicas, nos permite por un lado controlar la actividad inflamatoria de la
enfermedad articular, y por otro lado las posibles manifestaciones clínicas
y/o analíticas características de lupus inducido, siendo necesario desarrollar estudios clínicos controlados para establecer la eficacia de rituximab en este
tipo de cuadros.
Bibliografía:
*Autoimmune diseases induced by TNF-targeted therapies: analysis of 233
cases.
Medicine (Baltimore). 2007 Jul;86(4):242-51